El pasado verano, las fuerzas armadas marroquíes entraron en alerta. Se desplegaron sistemas de defensa antiaérea en las ciudades. Se trataba de una “alerta antiterrorista” no identificada.

article-2741428-2104D8EE00000578-187_634x469

Tiempo después se supo que había saltado la alarma tras caer el aeropuerto de Trípoli (Libia) en manos de fuerzas islamistas. 11 aviones quedaron en paradero desconocido y se temió que fueran empleados en un atentado similar al 11-S.