Los drones Harfang, una versión modificada para las necesidades francesas del israelí IAI Heron, entraron en servicio en junio de 2008 y fueron retirados del servicio a principios en 2018. En ese tiempo sirvieron en lugares como Afganistán y Mali, aparte de realizar misiones de seguridad interna en Francia.

La venta de los tres drones a Marruecos fue desvelada en enero de 2020 por el portal Intelligence Online. Aunque noticias del interés marroquí por los aparatos circulaban desde 2013. Marruecos opera además drones Predator de origen estadounidense.