Tras rumores de la venta de aviones C-27J “Spartan” a un “país mediterráneo” que parecían apuntar hacia Libia, se ha confirmado la venta de cuatro ejemplares a Marruecos. El contrato se eleva a 130 millones de euros.

Resulta una venta extraña ya que la Fuerza Aérea Real de Marruecos cuenta con aviones CASA CN-235. Lo lógico hubiera sido que por simplificación logística en caso de comprar un avión de la categoría del C-27J se optase por el C-295. Quizás estemos ante un asunto más político que técnico.