En mayo de 2007 la agencia estatal rusa de exportación de armamento, Rosoboronexport, anunció la venta de un paquete de armamento a Libia por valor de más de 2.200 millones de dólares. La lista de sistemas anunciados nunca fueron confirmados. Y no parece que Libia haya incorporado nuevos sistemas rusos desde aquel entonces.

En julio de 2010 se anunció un nuevo acuerdo por valor de 1.300 millones de euros que posiblemente sustituyera al anterior y que nunca fue confirmado. De su contenido sólo ha transcendido la modernización de 200 carros de combate T-72.