El gobierno de Senegal ha roto relaciones diplomáticas con Irán por la supuesta llegada de armas iraníes a manos de los rebeldes de la provincia meridional de Casamance.

En noviembre de 2010 las autoridades nigerianas detuvieron un barco con contenedores procedentes de Irán con armas y una falsa declaración de carga.