A pesar de que siempre se relacione las aguas del Océano Índico con la piratería en África, el Golfo de Guinea es testigo de vez en cuando de este fenómeno.

Dos barcos con bandera panameña, otro con bandera italiana y un cuarto de bandera liberiana pero de propiedad griega sufrieron ataques piratas a finales del pasado mes de julio con desigual fortuna para los atacantes.