El miércoles 17 de agosto dos nuevos satélites nigerianos fueron puestos en órbita por un cohete ruso.

Se trata de los satélites NigeriaSat-2 y Nigerisat-X. Ambos aportan a Nigeria con sus cámaras y sensores capacidades de vigilancia de la superficie terrestre.