En una postguerra civil donde se han producido enfrentamientos provocados por fuerzas rebeldes que no quieren deponer las armas (y perder poder) además de los ataques por parte de grupos partidarios del régimen desaparecido, Libia ha entrado en una nueva fase con ataques terroristas.