El Movimiento Nacional de Liberación de Azawad ha mostrado su disposición de luchar contra las fuerzas islamistas, que se han retirado hacia el norte de la región de Kidal. El MNLA rebajaría sus aspiraciones de independencia a una autonomía dentro de Malí, lo que abre la posibilidad de negociar con el gobierno de Bamako. El primer paso ha sido distanciarse públicamente del islamismo radical.