Primero fue la noticia de que empresas franceses habrían pagado más de 20 millones de euros por sus trabajadores secuestrados en el Sahel. Ahora se habla de que en el acuerdo con los secuestradores podría haberse incluido la inmunidad de Iyad Ag Ghaly, líder del grupo yihadista Ansar Dine.