Semanas después de la tragedia en las costas de la isla italiana de Lampedusa, ha sucedido otra en el desierto de Níger, cerca de la frontera con Argelia. El último recuento de víctimas se eleva a 92 muertos.

En Italia el gobierno “militariza el Mediterráneo para evitar nuevos naufragios”. Por su parte, el International Migration Institute de la Universidad de Oxford advierte contra el “mito de la invasión” cuando hablamos de la inmigración irregular proveniente del Magreb y África Occidental hacia la Unión Europea.