En la última semana de diciembre de 2013, fuerzas chadianas desplegadas en Mali encontraron 5.700 kilos de nitrato de amonio a 150 kilómetros al suroeste de Tessalit y enterradas bajo tierra. En los escondrijos se encontraron cuarenta granadas, lo que indica que había sido almacenado por fuerzas yihadistas. El material incautado fue destruido por fuerzas francesas.