_73511580_021460547_reut

El pasado lunes 17 de marzo de 2014 un equipo de los SEALs abordó el petrolero “Morning Glory” en el Mar Mediterráneo al sudeste de Chipre. El buque, de 37.000 toneladas, había cargado petróleo perteneciente a un consorcio formado por la empresa de petróleos estatal libia y varios socios extranjeros en una venta acordada por el líder de una milicia en un claro desafío al gobierno del país. Una de esos socios extranjeros es una empresa estadounidense, lo que habría impulsado al gobierno de Obama a ordenar la acción.

El sábado 22 de marzo el  control del petrolero fue entregado a las autoridades libias estando el petrolero todavía en aguas internacionales. El petrolero transporta petróleo por valor de 30 millones de dólares.