Después de cosechar bastantes premios, la película “Timbuktu” fue nominada al premio de mejor película extranjera en los Oscars. Su director, el mauritano Abderrahmane Sissako contaba ya con una trayectoria cinematográfica interesante y se ha convertido en el primer director africano en recibir una nominación al premio. La película cuenta cómo la vida de los habitantes de la ciudad maliense de esa ciudad maliense se ven alteradas por la toma del poder de los yihadistas en 2012.