90 soldados estadounidenses, en un contingente que llegará hasta 300, se ha desplazado a Camerún para asistir a las fuerzas armadas de ese país en la lucha contra el grupo yihadista Boko Haram. No está previsto que realicen misiones de combate, sino que estarán encargadas de misiones ISTAR de forma indefinida.