El pasado día 22 de diciembre se estreló el único MiG-23UB en manos de las fuerzas del “Amanecer de Libia”, dirigidas por el general Haftar y con gobierno con sede en Tobruk. En el accidente murieron ambos pilotos, coroneles libios. El avión cayó en Tarhuna, al sureste de Tripoli.