El 1 de julio de 2017 una tormenta de viento y lluvia azotó Yamena, la capital de Chad. La tormenta afectó al aeropuerto, donde varios hangares y aparatos de la fuerza aérea chadiana se vieron seriamente afectados.

Los aparatos destruidos fueron tres helicópteros ligeros Fennec, mientras que sufrieron daños severos un Pilatus PC-12 de transporte VIP y al menos dos Sujoi Su-25, uno de ellos biplaza. También se vio afectado por el desplome del hangar de tubo y tela el único MiG-29. Los únicos aviones que no sufrieron daños fueron el Boeing 737 presidencial y un An-26 de transporte.

Tras el desastre, Chad solicitó ayuda a Estados Unidos. En enero de este año, miembros del 635th Material Maintenance Squadron de la fuerza aérea estadounidense viajaron  a Chad para construir tres hangares del tipo Large Area Maintenance Shelters (LAMS). Además, Estados Unidos ha donado a Chad dos aparatos Cessna 208B Gran Caravan EX dotados de equipos Wescam MX-15 para misiones ISR. La donación había sido aprobada en 2016, junto con aparatos para países como Níger y Mauritania en el marco del apoyo de AFRICOM a la lucha contra insurgencias yihadistas. Los dos aparatos destinados a Chad hicieron escala en Gran Canaria el pasado mes de noviembre.

Foto: Antonio Rodríguez Santana vía Aviation Report.
Foto: Alejandro Hernández León.