La empresa británica EOS Risk Group ha publicado un informe sobre el impacto de la piratería en el Golfo de Guinea durante la primera mitad del año 2018. El informe señala cómo ha cambiado el arquetipo de ataque de 2017 a 2018. El año pasado fueron los secuestros de tripulantes para obtener un rescate. Este año ha retornado el secuestro de petroleros para robar la carga, siendo Nigeria el país donde el fenómeno es más recurrente. El 95% de los ataques han tenido lugar entre los puertos nigerianos de Brass y Port Harcourt, dentro de un radio de 60 millas náuticas de la costa.