El portal Africa Intelligence anunció a finales de febrero de este año que en enero se había llevado a cabo la firma de un contrato entre el gobierno de Túnez y la empresa aeroespacial turca TAI durante una visita del presidente Recep Tayyip Erdoğan turco a Túnez. Al parecer, las fuerzas armadas tunecinas habrían lanzado en 2019 un concurso en el que TAI terminó siendo la única empresa en liza.

El modelo ganador del concurso tunecino es el TAI ANKA-S, modelo turco probado en combate. El ANKA-S puede ir armado con micromuniciones guiadas MAM-C y MAM-L de la empresa ROKETSAN, contando además con comunicaciones por satélite. Esto último le permite operar lejos de su base de origen. El contrato ascendería a 80 millones de dólares e incluiría la venta de 6 aeronaves no tripuladas y 3 unidades de control terrestre.