La empresa estadounidense Sierra Nevada Corporation ganó en diciembre de 2018 un contrato para suministrar 12 aviones de ataque ligero A-29 Super Tucano, diseñado originalmente en Brasil, a la fuerza aérea de Nigeria. Los aviones serían montados en una factoría de Jacksonville (Florida) y modificados en otra en Centennial, (Colorado). Como es habitual, el contrato incluía formación, repuestos y asistencia técnica.

La firma del contrato se retrasó por las consideraciones estadounidenses sobre la vulneración de derechos humanos en Nigeria. La autorización del Departamento de Estado para la exportación fue otorgada en 2017, informándose entonces de un contrato de 593 millones de dólares. Sin embargo, el contrato anunciado en diciembre de 2018 se elevaba a 329 millones de dólares. Al parecer, el armamento irá en contratos aparte.

En abril de 2020 tuvo lugar el primer vuelo del primero vuelo en Florida de la serie de A-29 destinados a la fuerza aérea de Nigeria. Posteriormente, el 29 de mayo tuvo lugar la presentación del primer avión con los colores de la fuerza aérea nigeriana.

Foto de Deremer Studios, LLC vía BuiltForTheMission.com

El camuflaje desértico refleja que el avión estará destinado a operar en el norte del país, en las regiones áridas cercanas al lago Chad, donde opera el grupo yihadista Boko Haram. La publicación de ofertas de trabajo para personal estadounidense implicado en el apoyo técnico en Nigeria de los aviones desveló que sin embargo tendrán su base en Kainji, al oeste del país. Allí tiene su sede el 407 Air Combat Training Group.