Acaba de saberse que Marruecos ha adquirido 6 sistemas de defensa antiárea autopropulsado Tunguska-M1. El acuerdo por valor de 100 millones de dólares incluye 112 misiles SAM 9M311-M1 (SA-19 “Grison” según la denominación OTAN).

La compra de los sistemas Tunguska-M1, aunque escasos en númmero, suponen un salto cualitativo frente a los superados sistemas M48 Chaparral y M163 PIVADS. Ademáss supone su primera compra conocida de armamento moderno de origen ruso, dejando a un lado los T-72 de segunda mano comprados a Bielorrusia a comienzos de esta década.

Fuentes: Kommersant y Army Guide.