La escalada de los precios en los mercados mundiales de los productos básicos, el impacto de las últimas sequías y el aumento de los ataques de la rama magrebí de Al Qaeda ha llevado al presidente de Mauritania, Sidi Uld Sheij Abdallahi, a nombrar un nuevo gobierno de unidad nacional. Forman parte de él, por primera vez, dos ministros del partido islamista Tawassul y cinco ministros vinculados con el antiguo régimen del presidente Uld Taya.

El presidente mauritano ha propuesto como objetivo para el país alcanzar la autosuficiencia alimentaria ya que actualmente el país importa alrededor del 75% de los alimentos que consume. El próximo mes de junio los países de la Unión del Maghreb Árabe celebrarán una cumbre en la ciudad marroquí de Fez para tratar la cuestión de la seguridad alimentaria. En Mauritania se calcula que un 30% de la población, principalmente en las áreas rurales, está subalimentada.