La emisora de radio Ejo Moskvy difundió recientemente la noticia de la muerte de un piloto ruso durante la ofensiva rebelde contra la capital de Sudán a principios de mayo.

El ataque de las fuerzas del Movimiento por la Justicia e Igualdad de Darfur cogió por sopresa al gobierno sudanés causando gran alarma en la capital del país. La fuerza aérea sudanesa empleó entonces sus cazas MiG-29SE para atacar las columnas rebeldes aproximándose a la ciudad a pesar de que no se trata del modelo de aeronave más adecuado para misiones de ataque a tierra. Al mando de uno de los MiG-29SE se encontraba un piloto ruso que en principio estaba en el país como instructor de vuelo. Su avión fue alcanzado por fuego de ametralladora obligando al piloto a eyectarse cuyo paracaidas no se abrió.

Sudán adquirió de Rusia en 2004 alrededor de una docena de MiG-29SE, un modelo de exportación con ligeras mejoras sobre el MiG-29 original. El pasado mes de diciembre pudieron ser vistos durante un desfile militar.