El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado el establecimiento de una Zona de Exclusión Aérea (No Fly Zone) sobre Libia. La propuesta ha contado con los votos de EE.UU., Reino Unido y Francia. Se han abstenido Rusia, China, India, Brasil y Alemania. Anteriormente Dinamarca había ofrecido 4 F-16 y Canadá 6 F-18 para las operaciones aéreas necesarias. La medida cuenta con el apoyo de Líbano, Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

La medida ha dado ánimos a los rebeldes que todavía defienden Masrata y mantienen Ajdabiya, la puerta a Cirenaica. Informa el Wall Street Journal que Egipto habría empezado a suministrar material militar a los rebeldes.