Tras las elecciones presidenciales que fueron consideradas “limpias” por los observadores de la organización regional ECOWAS y la Unión Africana la suspensión de Níger en el seno de la Unión Africana ha sido levantada.

Es un paso importante en la normalización de las relaciones internacionales de un país severamente pobre amenazado por la acción terrorista de Al Qaeda en el Magreb Islámico y que se ha visto afectado por la crisis libia. Al país han llegado olas de refugiados procedentes de Libia, lo que amenazando la frágil seguridad alimentaria. Y cabe preguntarse qué efectos desestabilizadores tendrá el retorno de los “mercenarios” contratados por el régimen de Gaddafi en la zona cuando vuelvan al país de origen.