Un hospital militar de campaña ha sido instalado por Marruecos cerca de la frontera entre Túnez y Libia en un campamento de refugiados que sufría de malas condiciones sanitarias. Está al mando de un coronel y cuenta con 25 médidos, 21 enfermeras y 20 técnicos.