El rey Mohammed VI ha ofrecido a Argelia la normalización de la relación entre los dos países y la reapertura de fronteras, que permanecen cerradas desde 1994, para tratar de retomar el proceso de integración regional.