Son conocidos los contactos del régimen libio durante los años 80 con la organización terrorista norirlandesa IRA y el flujo de armas proporcionadas.

Menos conocido es que el régimen libio financió al Partido Socialista Popular y al Partido Socialista de Andalucía, que años más tarde se integrarían en el PSOE y en el Partido Andalucista respectivamente, junto a movimientos sociales.

Más rocambolesca es la historia de un supuesto golpe de Estado en España apoyado por Gadafi que llevaría a una ruptura de España con la CEE.