El ministro de defensa libio, Osama Al-Juwali, afirmó el lunes 19 de diciembre que llevará semanas desarmar a las milicias que campan por las calles de Trípoli.

Tras el colapso del régimen de Gaddafi el país carece de ejército y fuerzas de seguridad, por lo que el poder reside en los numerosos grupos de jóvenes armados surgidos durante la guerra civil.