La Fuerza Aérea de Nigeria recibió dos Super Puma, numerales 567 y 565, tras haber sido puestos de nuevo en condiciones de vuelo en Rumanía. Los helicópteros fueron comprados en 1988 y habían prestado servicio en la misión nigeriana durante la guerra civil de Liberia.