El pasado miércoles 21 de marzo tuvo lugar un golpe de estado en Malí. El líder golpista anunció a la BBC tener el completo control del país, que la causa del golpe es la falta de recursos recibidos para combatir la rebelión tuareg y que una vez pacificado el país tendrían lugar elecciones.