Los gobiernos de Canadá y Alemania han anunciado que apoyarán la operación francesa en Malí. La ayuda canadiense consistirá en el envío de un avión de transporte C-17 a petición de Francia, necesitada de medios de transporte pesados. Canadá tenía desplegados a dos oficiales en Bamako como instructores en operaciones de paz pero congeló su ayuda tras el golpe de estado de marzo de 2012. El gobierno canadiense ha remarcado que el avión realizará misiones de transporte hasta Bamako, lejos del frente de batalla.

Por su parte, el ministro de asuntos exteriores de Alemania ha declarado que su gobierno está tratando con Francia la aportación “en el campo político, logístico, humanitario o médico” que hará a la misión en Malí.