Un barco que abastecía plataformas petrolíferas en aguas del Golfo de Guinea fue atacado con el resultado de dos guardias de seguridad nigerianos muertos y cuatro ciudadanos de Malasia, Irán, Tailandia e Indonesia posiblemente secuestrados. El barco atacado pertenece a la compañía Sea Trucks Group