La intervención francesa en la crisis de Malí se ha concretado con el despliegue de fuerzas de la la 11ª Brigada Paracaidista francesa han sido desplegadas en Sévaré, localidad de la región de Mopti donde tienen su puesto de mando las fuerzas armadas de Malí. La intervención francesa tiene lugar después de que los rebeldes islamsitas lanzaran una ofensiva desde sus bastiones en el norte del país y anunciaran la toma de la ciudad de Konna. Al despliegue de fuerzas se ha unido la intervención de dos helicópteros trasladados desde Burkina Faso, que han lanzado ataques sobre las posiciones rebeldes en Konna y Douentza.

El gobierno francés ha recomendado a sus ciudadanos abandonar el país, incluyendo la capital.