Fuentes gubernamentales malienses anunciaron la recuperación de la localidad de Diabaly, en la provincia de Ségou, que estaba en manos rebeldes desde el pasado lunes. De confirmarse, sería la segunda ciudad liberada de la ocupación de las fuerzas islamistas.

A pesar de los mensajes triunfalistas, las fuentes locales hablan de una retirada de los rebeldes que no han podido resistir una intensa campaña de bombardeos más que de combates sobre el terreno.