Tras la contraofensiva que liberó los territorios tomados por los grupos islamsita en enero de 2013, las fuerzas francesas han recuperado las tres principales ciudades de Azawad, la región norte de Malí. Tras la caída de Timboctú y Gao, las fuerzas francesas han llegado a Kidal, situada en la región de mayoría tuareg. Como en ocasiones anteriores, los grupos armados islamistas abandonaron la ciudad sin combatir. Las fuerzas francesas controlan el aeropuerto de Kidal y están a la espera de la llegada de fuerzas chadianas para asegurar la ciudad.

El gobierno francés ya ha expresado su voluntad de retirar el contingente de tropas desplegados con motivo de la Operación Serval, cuya factura se eleva a 50 millones de euros. La aspiración francesa es que fuerzas africanas releven sus fuerzas en Malí, que se elevan a 3.500 soldados. Sin embargo queda ver si la Operación Serval se extiende a una tercera fase de combates en las zonas montañosas y desérticas del norte de Malí donde se han refugiado los grupos islamistas tras huir de las ciudad que habían tomoado en su poder durante 2012.