Cuatro soldados malienses fallecieron y cinco resultaron heridos el pasado jueves 31 de enero cuando su vehículo pisó una mina anticarro en una carretera cercana de la localidad de Wabaria (región de Gao). Se trata de las primeras bajas del ejército maliense del que se tenga noticia.