Un comunicado del mando regional estadounide para África, AFRICOM, ha explicado las razones de Estados Unidos para no participar de forma directa y activa en las operaciones miltiares en Malí. Las razones aducidas son “su nueva política de impulsar soluciones africanas a problemas puramente africanos”.

En otro orden de cosas, el comandante en jefe de AFRICOM habló de la autocrítica necesaria por la implicación de fuerzas entrenadas por EE.UU. tanto en la revuelta tuareg como en el golpe de estado que le siguió. Según él, el programa de instrucción estadounidense se enfocó únicamente en aspecto tácticos y “probablemente” no dedicó el tiempo necesario a valores y ética.