Tras la reunión bilateral entre el primer ministro David Cameron y el presidente Abdelaziz Bouteflika, Reino Unido y Argelia estrecharán sus lazos en la cooperación antiterrorista. El asunto de fondo ha sido la crisis de rehenes en las instalaciones gasísticas de In Amënas donde murieron seis ciudadanos británicos y durante la cual el gobierno británico no recibió información del gobierno argelino. Como parte de la nueva etapa de relaciones, Reino Unido habría ofecido el envío de sus fuerzas especiales para instruir a las argelinas en técnicas antiterroristas.