El diario The Guardian ha reconstruido la crisis de los rehenes en la planta gasística de In Amenas (Argelia) a través de los testimonios de los supervivientes. Muchos de ellos lograron esconderse en algún lugar del enorme complejo, compuesto por varias instalaciones que los secuestradores no llegaron a controlar por completo. De ahí que las autoridades de los países occidentales dieran datos tan confusos sobre el número real de trabajadores atrapados en la planta, ya que querían evitar que los secuestradores conocieran de la existencia de todos aquellos que estaban escondidos. Algunos lograron escapar por sus propios medios y se sospecha que entre los desaparecidos pueden estar rehenes que llegaron al desierto sólo para morir allí perdidos.