El viernes 27 de septiembre dos hombres lanzaron sendas granadas de mano a un campamento militar en Kidal hiriendo a dos soldados.

El sábado 28 de septiembre varios terroristas hicieron detonar el coche en el que viajaban, muriendo en la explosión e hiriendo a varios soldados en Timboctú.

El domingo 29 de septiembre un terrorista dotado de un cinturón explosivo murió al estallar prematuramente el artefacto en Kidal. La explosión tuvo lugar en un almacén abandonado del Programa Mundial de Alimentos de la ONU y no se produjeron más víctimas.

Estos ataques tienen lugar en el contexto del anuncio por parte del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad de la ruptura del acuerdo de paz con el gobierno. Ayer domingo 29 se produjo un tiroteo entre soldados y miembros del MNLA.