Defense News informa que en el primer ataque con helicópteros Gazelle de la Operación Serval se produjo la pérdida de un aparato que resultó seriamente averiado y tuvo que aterrizar de emergencia. Su tripulación pudo ser rescatada por un tercer helicóptero de apoyo que se encargó de destruir el helicóptero averiado en tierra. Esta pérdida y la muerte de un tripulante del segundo helicóptero ha llevado a desempolvar los planes de modificar los helicópteros Gazelle con blindaje.