Niños soldados, represalias contras las minorías no negras (tuareg y árabes) y un importante flujo de refugiados y desplazados son parte de la dimensión humana de la crisis de Malí. Amanda Figueras, periodista del diario El Mundo, hace un análisis del asunto de los desplazados.