En la tarde del domingo 10 de febrero, se desataron combates en las calles de Gao al descubrirse la infiltración de islamistas en la ciudad. Al parecer, habrían logrado infiltrarse mediante embarcaciones desde el río Níger. Ya en la noche del sábado se había producido una gran explosión, producida por abatido por soldados maliense. El intento de atentado produjo al menos un soldado herido.