Cumpliendo su amenaza de la semana pasada, un islamista con un chaleco explosivo se hizo estallar en un puesto de control del ejército de Malí a 100 kilómetros al norte de Gao sin causar víctimas el pasado viernes. Testigos identificaron al terrorista suicida como un miembro de la etnia tuareg. El atentado fue reivindicado por el Movimiento para la Unicidad [de Dios] y la Yihad de África Occidental.

Al día siguiente, dos jóvenes, un árabe y un tuareg, fueron detenidos a 20 kilómetros al norte de Gao cuando viajaban en burro llevando chalecos explosivos.