Según un portavoz del ejército camerunés, en el fin de semana del sábado 27 y domingo 28 de diciembre alrededor de 1.000 miembros de Boko Haram atacaron cinco localidades y un campamento militar en Achigachia, cerca de la frontera con Nigeria. La respuesta camerunesa consistió en ataques aéreas que empujaron a los miembros de Boko Haram devuelta al otro lado de la frontera. Entre 23 y 30 civiles cameruneses perdieron la vida. Se informó además, que el ejército camerunés asaltó un campamento de Boko Haram donde se liberaron más de 80 niños que recibían entrenamiento militar.