En mayo de 2018 el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, general de ejército Alejandre, adelantó la futura creación en el seno del Ejército de Tierra del Mando de Vigilancia y Presencia Terrestre. La idea era que el Ejército de Tierra contara con una estructura permanente destinada a la vigilancia de los territorios españoles extrapeninsulares (Canarias, Ceuta, Melilla y las pequeñas plazas de soberanía en el Norte de África y Mar Mediterráneo).

El nacimiento del Mando de Viglancia y Presencia Terrestre fue anunciado el 6 de enero de 2019 en el Mando de Canarias y la Comandancia General de Melilla, con motivo de la celebración de la Pascua Militar, aunque se especificó que en fase de “regulación orgánica”. Además, para el caso de Canarias se aclaró que la creación de este nuevo Mando no suponía un aumento de las plantillas existente. Eso sí, la creación del nuevo Mando iba a suponer que las unidades acuarteladas en Tenerife (Regimiento 49 “Tenerife”), Gran Canaria (Regimiento 50 “Canarias”) y Fuerteventura (Regimiento “Soria” 9) realizarán despliegues puntuales en el resto de las islas (Lanzarote, La Gomera, La Palma y El Hierro).

A pesar de que las primeras noticias apuntaron que el nuevo Mando de Vigilancia y Presencia Terrestre tendría sede en Valencia, aprovechando la existencia del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad, en  la segunda mitad de enero de 2019 se anunció que el “mando y control de las unidades que desplieguen se ejercerán desde las estructuras permanentes del Cuartel General del Mando de Canarias”.

Palacio de Capitanía General, sede del Mando de Canarias en Santa Cruz de Tenerife.