Fuerzas especiales, espías y contratistas privados en Libia

Las limitaciones autoimpuestas sobre los objetivos y medios en torno a la crisis libia ha llevado a los países aliados a intervenir desde el aire contra el régimen de Gadafi sin que se manden al país fuerzas que depongan a Gadafi, cosa que los rebeldes se ven incapaces de hacer. Por lo que el asesoramiento de las fuerzas rebeldes ha recaído en empresas privadas, cosa que evidentemente no ha trascendido de momento a la prensa.

La captura por parte de los rebeldes de un pequeño grupo formado por un miembro del MI6 británico y su escolta del SAS sacó a la luz la presencia en el país de miembros de los servicios secretos occidentales y sus fuerzas especiales. Un día antes de la aprobación de la Resolución 1973 entró en el espacio aéreo de Malta tres PZL M28 del 318th Special Operations Squadron, cuya principal misión es la inserción de personal. La presencia de agentes especiales franceses está también documentada, mientras que el New York Times habla sin tapujos de agentes de la CIA en Libia.

El Ministerio de Defensa español, a ciegas sobre Libia

Según publicó el diario ABC el día 28 de marzo de 2011:

Desde el momento en que España decidió su participación en esta operación, uno de los mayores obstáculos con el que se encontraron los responsables políticos fue el desconocimiento y la falta de información que existía sobre la zona. La inteligencia que se tiene sobre Libia es «prácticamente nula», según aseguran las fuentes militares consultadas por ABC.

Según los militares españoles, según ABC:

Vamos completamente ciegos a una zona de despliegue para cumplir una misión con una alta posibilidad de tener bajas. Hemos mandado a gente sin saber en absoluto qué era lo que se podía encontrar

Si algún militar español se encuentra en esas circunstancia no dude en contactar con flancosur (arroba) yahoo .es, que podremos orientarle sobre la «amenaza» libia.

Destruidas instalaciones militares en el puerto de Trípoli

Vía el blog «El vuelo del Shafag» he encontrado el anterior vídeo de Russia Today donde se aprecian la destrucción en las instalaciones militares del puerto de Trípoli. Las autoridades libias organizaron un tour para la prensa para enseñar la destrucción de lo que presentaron como un taller de reparaciones. En alguna foto publicada en otros medios reparé lo que se puede ver con claridad en el vídeo: Varios camiones del sistema de defensa de costa 4K51 Rubezh y uno de los misiles antibuque que lo dota.

El blog Military In the Middle East tiene más fotos en el que se puden ver amarradas en puerto dos Combattante II G, de las que sabíamos que dos habían sido vueltas a poner en servicio tras ser reparadas en Croacia y se había firmado un contrato para la reparación de otras seis.

Vídeos desde Libia

Los rebeldes en Zintan ha grabado este vídeo done se aprecia un T-72 capturado intacto por los rebeldes. Parece que las fuerzas de élite del régimen de Gadafi tienden a abandonar material intacto en sus ataques contra ciudades defendidas por civiles armados.

Tras los ataques contra la 32ª Brigada a las afuerzas de Bengasi mucho material fue capturado intacto por los rebeldes. Por ejemplo un sistema de artillería autopropulsado Palmaria, algún T-72 y este BTR-60PB con el que los rebeldes se pasean por Bengasi.

Despliegue del ejército libio

Durante el asedio de Az Zawiya fueron identificadas tres «brigadas» del ejército libio: La 5ª, la 32ª y la “Juwelidi al-Hamidi”. La 32ª brigada es comandada por un hijo de Gaddafi, Jamis. Los vehículos de esta unidad se identifican por el camuflaje atigrado en colores arena y negro. Tras tomar la ciudad, sufriendo en los combates pérdidas materiales notables, la unidad fue enviada al frente oriental, donde participó en el asalto sobre Bengasi. Posiblemente se haya desplegado una parte, permaneciendo una parte en Trípoli para proteger el régimen. Ese redespliegue estratégico se hizo al parecer por vía marítima, en lo que es uno de los episodios más enigmáticos e interesantes del actual conflicto. Esperamos que pueda saberse más en un futuro de las operaciones anfibias.

Ahora mismo la 5ª Brigada se encuentra asediando Masrata en compañía de elementos la Brigadas “Juwelidi al-Hamidi” y «Beni Wallid». Se remite el esquema del asedio a Az Zawiya: El régimen lanza tres unidades contra una ciduad. La situación allí es desesperada. Hay cortes de agua y luz mientras escasean los materiales médicos y alimentos.

Se desconoce que ha pasado en el oeste del país, donde muchas ciudades se unieron en un principio a las revueltas en lo que parecía un «cerco sobre Trípoli». No parecen llegar noticias muy positivas. Y posiblemente las ciudades fueran tomadas por el régimen mientras la atención se centraba en Az Zawiya, Masrata y Ras Lanuf. Al oeste del país opera la brigada «Sabhan», dedicada a reprimir las revueltas en las ciudades cercanas a Tríoli.

En el frente oriental está desplegada la 32ª Brigada y la Brigada «Saadi Tabouli» que tenía por base Sirte y que posiblemente estuviera reforzando a la 32ª en su ofensiva final sobre Cirenaica.

El término «brigada» ha de ser tomado con reserva. Las fuentes árabes emplean términos que se traducen indistintamente como «brigada» o «batallón». Antes del comienzo de los bombardeos unidades como la 5ª y la 32ª Brigada habían sufrido importantes pérdidas en el asalto a Az Zawiya donde sus carros de combate entraron en zonas urbanas y fueron emboscados con RPG. Hay además que considerar las deserciones y la incorporación de irregulares subsaharianos.

Actualización:
-La «brigada Saadi Tabouli» aparece en muchos lugares mencionada como «batallón de seguridad».
-Se menciona una nueva brigada. La «Faris» desplazada desde Sabha y que está tomando parte en los ataques a ciudades rebeldes en el noroeste del país.

El comandante de AFRICOM advierte sobre posible estancamiento de la situación en Libia

El nuevo comandante de AFRICOM, el general Carter F. Ham, ha advertido sobre cómo la actual campaña de bombardeos en Libia podría no llevar a la caída de Gaddafi:

«En el marco de la misión, tal como está formulada actualmente, puedo vislumbrar que se llegue a un estancamiento en el cual nosotros alcancemos los objetivos militares y aún así persista el actual liderazgo [libio]»

Tal como decíamos hace poco.

Sabha bajo ataque

Sabha es una localidad libia en el desierto al sur de Trípoli donde en los años 80 se concentraban los laboratorios y centros de desarrollo de las armas estratégicas libias. Cuenta con pistas de aterrizaje y se convirtió desde el estallido de las revueltas en Libia en el punto de entrada al país de las fuerzas recultadas en el África Subsahariana por el régimen libio.

Hoy se ha informado que las instalaciones militares en la zona están bajo ataque aliado.

Las defensas antiaéreas libias

El vídeo muestra las imágenes de un proyectil guiado aliado antes de impactar en la antena de radar de un sistema de misiles antiaéreos SA-3 «Goa» (según denominación OTAN) o S-125 Pechora, según el fabricante ruso. Es un diseño que data de los años 60. En el año 2000 los rusos presentaron un paquete de modernización denominada Pechora-2M que fue adquirido por Libia. Es el único programa de modernización conocido de sus defensas aéreas que datan de los años 80.

El SA-3 «Goa» es un sistema semimóvil que puede ser trasladado por carretera pero que requiere de varias horas en ser puesto en funcionamiento tras el reposicionamiento. El resto de los sistemas principales de red libia de defensa aérea lo forman sistemas fijos o semimóviles, tal es el caso de los SA-2 «Guideline», S-75 según denominación rusa, uno de los cuales fue visto en manos rebeldes y donde la antena Fan Song estaba instalado sobre un emplazamiento de hormigón. El otro sistema principal de la red de defensa antiaérea libia es el sistema SA-5 «Gammon», S-200 en su denominación rusa.

La posición de los sistemas fijos y semimóviles SA-2, SA-3 y SA-5 era seguramente conocida por las fuerzas aliadas tras varias semanas de operaciones aéreas de aparatos ELINT y por ser fácilmente identificadas por fotos de satélite. Véase el análsis al respecto de este úlltimo punto hecho por Sean O’connor en su blog en mayo de 2010. Dejando a un lado las instalaciones en manos de los rebeldes en Cirenaica los sistemas antiaéreos en Trípoli y Sirte a estas alturas habrán sido destruidos por los misiles Tomahawk.

El problema lo presentan los sistemas móviles cuya posición sólo puede ser detectada en caso de que el radar esté en funcionamiento. Empezará un juego del gato y el ratón que ya vimos en la Zona de Exclusión Aérea al sur de Iraq desde 1991 a 2003 y en Serbia en 1999. Libia contaba sobre el papel con sistemas SA-6, SA-8, SA-9, SA-13 y Crotale. Pero de los tres últimos no se han visto imágenes que confirmen que sigan en activo. En el caso de los Crotale, de origen francés, es muy dudoso. Todos son sistemas de sobra conocidos para las fuerzas occidentales.

Las fuerzas gubernamentales contaban con SA-8B en su ofensiva sobre Bengasi, lo que supone era una prevención contra los aparatos que los rebeldes habían logrado poner en servicio o contra la previsible ofensiva aérea aliada. En cualquier caso un SA-8B y su vehículo municionador quedaron destruidos.

Otra amenaza lo suponen los sistemas de guía infrarroja que pueden adquirir el blanco de forma pasiva sin que una señal de radar intervenga. Es el caso de los SA-9, SA-13 y los montajes MANPAD con misiles sin identificar. Estos últimos podrían ser SA-7B, como los vistos en manos rebeldes, o alguna versión más moderna.

Por último están las piezas de artillería antiaérea. A lo largo del conflicto hemos visto ametralladoras KPV de 14,5mm. en sus variantes ZPU-1 simple, ZPU-2 doble y ZPU-4 cuádruple. También montajes bitubo ZU-23 de 23mm. y los sistemas autopropulsados ZSU-23-4 «Shilka» con cuatro cañones de 23mm. vistos en manos de fuerzas del gobierno en los alrededores de Trípoli y en la ofensiva sobre Ajdabiya. El ZSU-23-4 era una pieza temible en los años 80 pero su radar ha quedado anticuado y en las imágenes de Libia siempre se ha visto la antena abatida.

Fotos en una nueva galería que he abierto a propósito.