Ejercicio de las armadas argelinas y rusas

La armada rusa informó el pasado sábado día 13 que tres unidades de la Flota del Mar Negro llegaron al puerto de Argel para participar en el ejercicio internacional «Maniobras navales conjuntas 2021» que durará hasta el día 20.

Las tres unidades de la armada rusa llegadas a Argel son la fragata 494 «Almirante Grigaróvich», el patrullero lanzamisiles 375 «Dmitry Rogachev» y el remolcador de altura SB-742, destinados actualmente en la agrupación permanente de la armada rusa en el Mar Mediterráneo. El ejercicio será mandado desde el lado ruso por el contraalmirante Víktor Kachemázov, comandante en jefe de la base naval de Novorossiysk en el Mar Negro.

El «Dmitry Rogachev» entrando en el puerto de Argel. Foto vía ALN54DZ.

Según el comunicado ruso, el ejercicio tendrá una fase previa en tierra con sesiones informativas, ejercicios de equipos de inspección y una demostración de control de años. Por parte argelina participarán la fragata 910 «Harrad» de la clase MEKO A200AN con un helicóptero embarcado, el buque escuela 937 «Soumman», el remolcador 701 «El Munjid», un patrullero y un helicóptero SAR.

El ejército mauritano: medios blindados

Carros de combate T-55.

Los medios más contundentes del ejército mauritano son los carros de combate T-55. Según diferentes fuentes, el país recibió entre 35 y 40 carros en torno a 1991 procedentes de Iraq. Se trató de un gesto de acercamiento del régimen de Saddam Hussein en plena Crisis del Golfo (1990-1991) buscando romper su aislamiento en el mundo árabe.

Al menos 8 carros T-55 fueron vistos el 28 de noviembre de 2020 en un desfile con motivo del 60º aniversario de la independencia del país. Como podemos ver, aparecieron remolcados sobre góndolas con cabeza tractora Mercedez-Benz.

La bandera del vehículo de mando Toyota Land Cruiser HZJ79 que encabezaba la formación mostraba las siglas 1e EBC, posiblemente 1e Escadron Blindée de Chars. Es por tanto de suponer que el Batallón Blindado (Bataillon Blindé) se divida en varios Escuadrones Blindados de Carros.

Un vídeo que recopila fotos del desfile del 28 de noviembre de 2011, 50º aniversario de la independencia de Mauritania, muestra que en aquel entonces varios carros de combate T-55 participaron en el desfile por sus propios medios. Hay constancia de otros desfiles vía fotos sin que se pueda precisar la fecha en que fueron tomadas.

Una foto publicada en 2013 muestre un ejercicio de entidad al menos compañía.

Foto vía Comunidad Armée mauritanienne – FARIM.

También podemos encontrar constancia de movimientos de carros en sus góndolas.

Las fotos y vídeos muestran que los T-55 no han recibido modernización alguna en materia de blindaje o visión nocturna.

Llama la atención que los tripulantes de carros mauritanos empleen uniformidad con camuflaje suizo «Alpenflage». Foto: Comunidad «Armée mauritanienne – FARIM» en Facebook.

AML-90 y derivados.

El segundo vehículo acorazado más relevante en el ejército mauritano es el Panhard AML-90 de origen francés, junto con otras variantes de la misma familia. La obra de referencia sobre este vehículos y sus derivados, Panhard Armoured Car de Haynes, afirmaba que para el año 2007 el ejército mauritano contaba con 40 AML-90, 20 AML-60 y 20 M3 VTT (pág. 149). La misma obra ofrece una tabla de exportaciones de los vehículos de la familia Panhard 245 y los datos que aporta entran en contradicción con los anteriores (pág. 154).

Es posible encontrar pruebas de la entrada en servicio de la variante AML-60 (dotada de un mortero de retrocarga de 60mm) y del vehículo de transporte de tropas M3 VTT, desarrollado a partir del chasis del mismo vehículo.

AML-60 del ejército mauritano en la carretera del aeropuerto de Nuackhott en noviembre de 1977. Foto: Roland NEVEU/Gamma-Rapho vía Getty Images.
M3 del ejército mauritano en la carretera del aeropuerto de Nuakchott en noviembre de 1977. Foto: Roland NEVEU/Gamma-Rapho vía Getty Images.

En ningún vídeo de desfile o reportaje reciente sobre el ejército mauritano hay constancia de que los AML-60 y M3 VTT sigan en servicio. De la misma forma, no hay constancia alguna de que sigan en servicio los 40 vehículos Alvis Saladin y 5 vehículos Alvis Sarracen, que al parecer llegaron en los años 90. Posiblemente se tratara de una donación o venta «a precio de amigo» de alguna petromonarquía. El Alvis Saladin se trata de un vehículo de reconocimiento 6×6 dotado de un cañón de baja presión de 76mm. Según cita la Wikipedia, el Military Balance del IISS en su edición de 2016 afirmaba que permanecían 10 en servicio.

Podemos identificar la antigüedad de las fotos de los AML-90 por los uniformes de los tripulantes de los vehículos, el esquema de color aplicado y la matrícula. Las dos siguientes fotos muestran a los tripulantes empleando uniformidad verde en vehículos con una matrícula que sigue la fórmula 1400x.

AML-90 en el desfile del Día de la Independencia del 28 de noviembre de 2009. Foto vía Magharebia.

Como se aprecia también en el caso del personal del Batallón Blindado, los tripulantes de AML-90 emplean uniformidad suiza en camuflaje suizo «Alpenflage».

Mono de carrista en camuflaje suizo»Alpenflage».
Más de 20 AML-90 en un desfile en Nuadibú, 2015. Foto Frederick Reglay / Alamy Photo.

Otokar Cobra.

Por último, el ejército mauritano ha incorporado vehículos Otokar Cobra de origen turco para ser desplegados con las fuerzas del Batallón de Mantenimiento de Paz (Bataillon Mauritanien de Maintien de la Paix), conocido operacionalmente como MAURBAT. Ese modelo de vehículo ha sido también incorporado por la Gendarmería Nacional en territorio mauritano. En octubre de 2021 estaba desplegado en República Centroafricana la 6ª rotación del batallón.

Otokar Cobra del batallón MAURBAT con ametralladora pesada china Tipo W85 en República Centroafricana. Foto: «Armée Mauritanienne» en Facebook.
Visita presidencial al batallón MAURBAT, posiblemente antes de partir para República Centroafricana. El vehículo Otokar Cobra cuenta con una ametralladora pesada china W85. Foto: «Armée Mauritanienne» en Facebook.
Soldado mauritano en República Centroafricana con fusil AKM modernizado y vehículo Otokar Cobra. Foto: Armée Mauritanienne en Facebook.
Militar mauritano con uniformidad boscosa pixelada similar al esquema MARPAT en República Centroafricana y vehículo Otokar Cobra. Fuente: Armée Mauritanienne» en Facebook.

El ejército mauritano: organización.

Mauritania, a caballo entre el Magreb y el Sahel, tiene una de las fuerzas armadas más desconocidas de la región. La información disponible suele tener bastantes años y limitarse a copiar y pegar la ofrecida por Janes (antigua Jane’s) y el Military Balance del IISS de Londres. Sin embargo, una mayor presencia en Ïnternet y la proliferación de informaciones en las redes sociales nos permite actualizar nuestro conocimiento y confirmar la continuidad en servicio de algunos materiales. En la presente serie de artículos que arranca aquí abordaremos la organización y materiales del ejército mauritano.

ORBAT del ejército mauritano. Fuente: Mora, 2014:145

El anterior Orden de Batalla del ejército mauritano aparece en la página 145 de la obra colectiva Mauritania: nuestro vecino del sur, un estudio geopolítico en red, publicado por el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) en 2014. Las fuerzas armadas y de seguridad del país ocupan el quinto capítulo, obra de Juan Mora Tebas (págs. 133-173). Las dos fuentes de la información presentada son las obras The Military Balance 2014 del IISS y Sentinel Security Assessment-North Africa de la editora entonces llamada IHS Jane’s (julio de 2013).

Según el anterior esquema, el ejército mauritano estaría formado por:

-Batallón de Seguridad Presidencial (Bataillon de Sécurité Présidentielle). Aparece en la actual web de las fuerzas armadas mauritanas, donde escuetamente se dice que «está a cargo de la seguridad presidencial». En algunos lados se menciona como BASEP. Según Juan Mora Tebas (pág. 158), lo componen 500 miembros y es junto con el Batallón de Infantería de Marina y el Batallójn de Comandos Paracaidistas una de las tres unidades de élite de las fuerzas armadas mauritanas.

-Dos batallones de comandos, uno paracaidista. Aparecen en la página web de las fuerzas armadas mauritanas como 1er Batallón de Comandos Paracaidistas (1er Bataillon Commandos Parachutistes) y como 2º Batallón de Comandos (2ème Bataillon Commando). El primero se describe como una fuerza especial para acciones rápidas y puntuales en apoyo de las fuerzas terrestres y detrás de las líneas enemigas. El segundo se describe como una fuerza de reserva para acciones en el territorio nacional.

La página web de las fuerzas armadas mauritanas da cuenta de la existencia del Centro Nacional de Entrenamiento Comando (Centre Nationale d’Entrainement Commando) ubicado en Nbeika.

-Un batallón acorazado dotado de 35 carros de combate T-55. En la página web de las fuerzas armadas mauritanas aparece un Batallón Blindado (Bataillon Blindé). Su descripción no aporta ningún dato sobre organización y materiales. Podemos suponer que es la unidad que encuadra los carros de combate.

-Un batallón de reconocimiento acorazado. En la página web de las fuerzas mauritanas aparece un 1er. Batallón Blindado Ligero (1er Bataillon des Blindés Légers). Su descripción no aporta ningún dato sobre organización y materiales. Podemos suponer que es la unidad que encuadra los blindados AML-90 y otros.

-Siete batallones de infantería motorizada. Podemos presuponer que se trata en su mayoría infantería en vehículos ligeros tipo pick-up 4×4 y camiones.

-Ocho batallones de infantería a pie. Según Juan Mora Tebas, al menos tres estarían desplegados en la región minera de Zeruat dedicados a dar seguridad estática de las minas de hierro.

-Tres grupos de artillería de campaña.

-Cuatro grupos de artillería antiaérea.

-Una compañía de zapadores. En la página web de las fuerzas armadas mauritanas se menciona la Dirección de Ingeniería Militar (Direction du Génie Militaire), de la que un error en el enlace no permite saber más. Y se menciona también la División de Trabajos Públicos (Division des Travaux Publics), con responsabilidades en materia de obras públicas, infraestructura de agua y otras obras de ingeniería civil. Otras fuentes cifran las compañías de zapadores en cuatro.

-Siete Grupos Especiales de Intervención (Groupe Special d’Intervention) y un Batallón Especial de Intervención (Bataillon Spécial d’Intervention). Según la Wikipedia en francés, este nuevo tipo de unidad fue creado tras el ataque yihadista a una patrulla de seis vehículos militares en Tourine en 2008, en el que murió una docena de soldados mauritanos. Los datos recopilados por la Wikipedia en francés apuntan a que cada GSI está formado por 200 militares, está dotado vehículos ligeros todoterreno y su función es el «reconocimiento, el control de los puntos sospechosos» y «la búsqueda de grupos terroristas y narcotraficantes». Los GSI irían en vanguardia antes de la intervención de otras unidades militares y se encargan de patrullar la «región prohibida» de 800×200 kilómetros cercana a la frontera con Mali. Los GSI además aseguran a empresas extranjeras y asisten a la población civil en zonas fronterizas en materia de salud y alimentación. Otras fuentes cifraban en seis los GSI allá por 2013. Señala Juan Mora Tebas que del Batallón Especial de Intervención no hay más rastro que su mención en la página web de las fuerzas armadas mauritanas.

Por último, aparecen dos batallones meharistas de tropas nómadas en dromedario. Estas dos unidades pertenecen a la Guardia Nacional (Garde Nationale), que se describe como una fuerza de 2.000 miembros y 1.000 auxiliares movilizables que actúa allí donde la policía nacional no tiene presencia. Tiene funciones de mantenimiento del orden público y la guarda de fronteras. Su entrenamiento es responsabilidad del ejército y la gendarmería.

Existe constancia de otras unidades. Una es el Batallón Logístico (BATLOG), cuyos camiones aparecieron en un desfile a finales de 2020. Lo cual supone que no es descartable la existencia de otras unidades auxiliares y de apoyo aquí no contempladas. Y otra es el Batallón de Mantenimiento de la Paz desplegado en República Centroafricana, que cuenta con materiales específicos como los Otokar Cobra de origen turco.

El territorio nacional mauritano se divide en 7 regiones militares, lo que difiere de la división administrativa civil del país en 12 wilayas.

Fuente: Mora, 2014: 144.

La presente información será actualizada en función de nueva información disponible.

Mali recibe cuatro helicóptero rusos

El pasado 1 de octubre el Ministerio de Defensa ruso anunció la entrega de cuatro helicópteros de combate a Mali. Dos corresponden al modelo Mi-171Sh construido en la Planta de Aviación de Ulan-Ude. Se trata de la versión de exportación de Mi-8AMTSh con sistemas equiparables a los del helicóptero de ataque Mi-24. Otros dos corresponden al modelo Mi-17V5, versión de transporte construida por Kazan Helicopters.

Los helicópteros fueron trasladados desde Rusia a Mali en aviones de transporte Antonov An-124-100 «Ruslan» que hicieron escala en Egipto. Los helicópteros fueron entregados con un cargamento de armamento no guiado donado por Rusia a Mali.


Crisis entre España y Marruecos: una guía de lecturas

La inacción de las autoridades marroquíes en la frontera con España en Ceuta, con una campaña previa de propagación de rumores falsos, permitió el día 17 de mayo el cruce masivo al interior de territorio español de varios miles de personas. La acción fue justificada por la diplomacia marroquí como una represalia por la estancia en España del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, gestionada en secreto con Argelia y difundida por los medios a los pocos días de su ingreso en un hospital de Logroño.

La estancia en España del líder del Frente Polisario, en conflicto abierto con Marruecos tras la ruptura del alto el fuego que estaba vigente desde 1991, ha de entenderse sólo como una excusa, considerando que la presente crisis es sólo un paso más en una escalada hostil de Marruecos hacia España. Recordemos la anterior crisis en Canarias en noviembre de 2020 provocada por la llegada de inmigración irregular procedente del Sáhara Occidental gracias también la inacción marroquí. Y la previa campaña de estrangulamiento económico a las ciudades españolas por parte de Marruecos (véase «Marruecos reconoce que asfixia a Ceuta y Melilla para «proteger» su economía del contrabando» por Sonia Moreno en El Español, 1 julio 2020).

En diciembre, el ministro de Asuntos Exteriores marroquí afirmó en una entrevista televisiva que tras consolidarse el dominio marroquí sobre el Sáhara Occidental el siguiente paso sería el momento de cuestionar la soberanía española sobre Ceuta y Melilla.

La crisis en Ceuta pilló por sorpresa a la opinión pública española. Pero como hemos visto no ha sido más que un paso más en una escalada de hostilidad marroquí. En dos ocasiones escribí sobre la necesidad que tenía España de volver a preocuparse por su entorno más inmediato.

«Algo pasa con el Flanco Sur» (Guerras Posmodernas, 3 de marzo de 2020).

«Recuperar el Eje Baleares-Estrecho-Canarias» (Revista Ejércitos, 1 noviembre 2020).

Zona Económica Exclusiva Española

En los últimos años, el aumento del gasto militar marroquí (véase «Marruecos aumenta un 29% su gasto en defensa«) mientras las fuerzas armadas españolas entraban en otro periodo histórico más de decadencia, generó alarma en la prensa generalista española que anticipaba una futura confrontación convencional entre España y Marruecos. En realidad, Marruecos respondía de forma ambiciosa a la modernización de las fuerzas armadas argelinas con la perspectiva de convertirse en la potencia hegemónica regional. El resultado, un Marruecos más asertivo en rumbo de colisión con España por Ceuta y Melilla. El asunto fue explicado con profundidad por Guillem Colom, Guillermo Pulido y Mario Guillamó:

«Marruecos, el Estrecho de Gibraltar y la amenaza militar sobre España» (Instituto de Seguridad y Cultura, abril 2021).

Una de las cuestiones que más ha sorprendido a la opinión pública española es la capacidad de Marruecos para hacer avanzar sus intereses y su agenda ante la Casa Blanca frente a la incapacidad de España de hacer lo mismo. Hice un análisis de esa aparente ventaja marroquí tomando cifras de los portales que informan en Estados Unidos de la inversión extranjera en servicios de lobby y patrocinio de think-tanks.

«Marruecos y el secreto de su relación privilegiada con Estados Unidos» (The Political Room, enero 2021).

Ante la presente crisis expliqué la diferencia de resultados de las diplomacias de España y Marruecos.

«El expediente Marruecos o por qué Sanchez no ha sabido leer a Biden« (Economía Digital, 19 mayo 2021).

A pesar de la sucesión de artículos alarmistas en la prensa generalista sobre el rearme marroquí , los expertos señalaban desde hacía tiempo que Marruecos cuestionaba el statu quo a través de estrategias híbridas y en la zona gris.

Mi introducción al concepto «zona gris»:

«Conflictos en la zona gris: Origen y desarrollo del concepto» (The Political Room, 8 mayo 2021).

Marruecos y sus estrategias híbridas y en la zona gris contra España:

«Ceuta y Melilla: ¿emplea Marruecos estrategias híbridas contra España?» por Javier Jordán (Global Strategy, 24 marzo 2020).

«Incidentes con Marruecos, ¿Una zona gris?» por Guillermo Pulido (The Political Room, julio 2020).

«Marruecos y la zona gris» por Josep Baqués (Revista Ejércitos, 1 noviembre 2020).

«Zona Gris en la frontera sur» por Carlos Fernández López (Global Strategy, 15 febrero 2021).

El tema fue abordado en un evento on-line del Instituto de Seguridad y Cultura en el que participaron los profesores Manuel Torres, Guillem Colom y Carlos Echevarría.

Mi repaso al contexto de la crisis.

«La crisis de Ceuta» (The Objetive, 19 mayo 2021).

En función de mis futuras lecturas y próximos análisis sobre Marruecos y la presente crisis actualizaré la presente lista.

Ruptura del alto el fuego vigente en el Sáhara Occidental desde 1991

El Sáhara Occidental llevaba semanas viviendo una crisis debido a las tensiones entre Marruecos y el Frente Polisario a propósito de Guerguerat, en el extremo suroeste de la antigua colonia española.

Guerguerat fue ya un punto focal de una crisis entre Marruecos y el Frente Polisario en 2017. El conflicto surgió porque Marruecos construyó una carretera más allá del muro del Sáhara hasta alcanzar la frontera con Mauritania, estableciendo además un puesto fronterizo. El acuerdo de alto el fuego que dejó congelado desde 1991 el conflicto del conflicto del Sáhara Occidental establecía una zona desmilitarizada en torno al muro que sirviera de colchón entre los dos bandos. Ambos bandos hacen una interpretación diferente del acuerdo. La interpretación marroquí entiende que los acuerdos no restringen la libre circulación de civiles en esa franja externa al muro.

Puesto fronterizo marroquí en Guerguerat. Foto vía The Moroccan Index.

El Frente Polisario denuncia la pasividad de la MINURSO, la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental. Según la nota informativa de la Delegación del Frente Polisario para España con fecha 11 de noviembre de 2020:

«La MINURSO no sólo ha fracasado hasta ahora en cumplir plenamente el mandato para el que fue establecida en 1991, que es la celebración de un referéndum de autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental, sino que, además, se ha convertido en un espectador pasivo de las acciones anexionistas de Marruecos destinadas a “normalizar”, por la fuerza su ocupación ilegal de partes del Sáhara Occidental, incluida la apertura y uso de la brecha de Guerguerat para sus operaciones ilegales en la zona e incluso más allá».

Así, a partir del día 20 de octubre activistas saharauis establecieron un bloqueo del paso fronterizo de Guerguerat, dando comienzo a una nueva fase de tensiones entre Marruecos y el Frente Polisario.

Imágenes de RASD-TV.

El viernes 13 de noviembre fuerzas militares marroquíes entraron en la zona desmilitarizada al sur del muro para permitir el paso de tráfico rodado hasta Mauritania, rompiendo el bloqueo de los activistas saharauis.

Representación de la operación militar marroquí según Yahia Elhassani.

Según el perfil anónimo de Twitter The Moroccan Index, la intervención marroquí ha supuesto cambios en en el territorio ocupado por Marruecos en el Sáhara Occidental.

Situación antes del 13/11/2020. Vía The Moroccan Index.
Situación posterior al 1311/2020 según The Moroccan Index

Después de la intervención militar marroquí para romper el bloqueo saharaui en la zona desmilitarizada, el sábado 14 de noviembre se anunció que el Frente Polisario ponía fin a «compromiso con el alto el fuego». Esto supone la apertura de una nueva fase del conflicto armado.

Hasta el momento, el Frente Polisario ha emitido tres comunicados dando cuenta de acciones armadas.

En el primer comunicado (13/11/2020) se informa de ataques a las bases militares marroquíes Nº23 (Mahbes), Nº4 (Hauza) y Nº17 (Auserd). Además de ataques a los Puntos de Vigilancia Nº71 y Nº172.

En el segundo comunicado (14/11/2020) se informa de ataques a una base militar marroquíes en Mahbes y a la base militar militar marroquí Nº13 en Bakary, que alberga el Batallón Nº69. Además, se menciona el hostigamiento a fuerzas marroquíes en el Sáhara Occidental.

En el tercer comunicado (15/11/2020) se informa nuevamente de ataques a diferentes bases militares marroquíes en todo el Sáhara Occidental.

En el primer y tercer comunicado se mencionan que los combatientes saharauis han ocasionado bajas y daños militares a las fuerzas marroquíes.

El domingo 15 la agencia de noticias marroquí MAP desmentía la existencia de bajas entre las fuerzas marroquíes. La noticia fue posteriormente borrada.

Captura vía Abdo Taleb Omar.

Nigeria adquiere drones armados a China

En una reciente conferencia el jefe del estado mayor del ejército nigeriano, el teniente general Tukur Yusuf Buratai, anunció la creación de nuevas estructuras. Una de ellas es el 4º Mando de Fuerzas Especiales y otra el nuevo Mando de Aeronaves No Tripuladas (UAV), informa el portal Military Africa.

El anuncio coincide en el tiempo con varias novedades en Nigeria en materia de drones. AAI Corp., una subsidiaria de la empresa estadounidense de Textron Systems, recibió un contrato el pasado mes de mayo para suministrar a Nigeria tres drones Aerosonde Mk. 4.7, repuestos y sistemas asociados.

Wing Loong II en el Dubai Air Show 2019.

Pero la noticia más importante es la compra a China por parte de la fuerza aérea de Nigeria dos Wing Loong II, cuatro CH-4B y dos CH-3B.

Nigeria ya contaba con experiencia en el empleo de drones, habiendo empleado los CH-3 contra Boko Haram en el norte del país.

La crisis del Sahel en datos

Recientemente abordamos la creciente crisis del Sahel con una guía de lectura de artículos que abarcan desde junio de 2018 a octubre de 2020. El tema de fondo es el auge de la violencia en el Sahel y su expansión más allá de Mali, Burkina Faso y Níger a otros países de África Occidental. La tendencia se enmarca en una preocupante expansión del yihadismo en África.

Mapa de Critical Threats del American Entreprise Institute vía Marta Summers.

José Luengo Cabrera, analista de datos, ha elaborado una serie de gráficos sobre la violencia en el Sahel:

Fuente: José Luengo Cabrera.

Como explica el autor de las gráficas, los ochos primeros meses de 2020 han sido más sangrientos que cualquier otro año completo en la presente década.

Fuente: José Luengo Cabrera.

En la anterior infografía vemos cómo la violencia yihadista aumenta a partir de 2018 y tiene una especial incidencia en la triple frontera Mali-Níger-Burkina Faso porque en ella se solapa la acción de varios grupos armados.

Fuente: José Luengo Cabrera.

En la anterior infografía vemos igualmente un aumento de la violencia a partir de 2018. Los choques armados son a día de hoy la forma de violencia más frecuente. No debemos olvidar que aparte de la violencia yihadista encontramos en la región otras formas, de violencia como la represión estatal y los choques interétnicos. De hecho, la violencia contra civiles es la forma de violencia que más víctimas genera en Burkina Faso.

Fuente: José Luengo Cabrera.

Es muy significativo que las fuerzas de seguridad del Estado sean los responsables del mayor número de víctimas en la región. Es comprensible la existencia de un malestar contra las autoridades en la región.

Fuente: José Luengo Cabrera.

Crisis creciente en el Sahel: una guía de lecturas

«The war in the desert. Why the Sahara is terror’s new front line» por Firle Davies y Alastair Leithead en BBC News (21 junio 2018).

Un reportaje periodístico con gran despliegue visual que arranca con la crisis de Mali (2012-2013) y describe el panorama de un estado débil con escasa presencia en territorios donde los yihadistas son tolerados porque imponen orden y justicia mientras ha ido penetrando formas mucho más conservadoras que el Islam local. Además, las fuerzas yihadistas se financian de los tráficos ilícitos.

La misión de la ONU es descrita de forma crítica. 14.000 cascos azules de 60 países con muy distintas capacidades, medios y voluntades de actuar. Además, el papel activo de Estado Unidos y Francia en su particular lucha contraterrorista deja a las fuerzas de la ONU en una situación compleja, ya que en teoría son neutrales pero la percepción local es que son una más de las fuerzas extranjeras involucradas en la lucha contra el yihadismo.

La falta de ingresos por turismo, sequías y potenciales conflictos entre grupos étnicos dedicados a la ganadería transhumante y la agricultura genera el contexto para que los jóvenes se sumen a las filas del yihadismo o emigren en un territorio sin perspectivas de futuro.

«La amenaza terrorista en el Sahel se extiende rápidamente» por ONU Noticias (15 noviembre 2018).

El artículo recoge la situación en la región del Sahel poco después de la comparecencia de Jean Pierre Lacroix, jefe de mantenimiento de la paz de la ONU, en la que dio cuenta la paralización sufrida por la organización regional G-5 tras un ataque yihadista contra la sede en Sévaré (Mali).

La organización G-5 la forman Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger, que han puesto en pie una Fuerza Conjunta que adolece de falta de recursos porque los países que prometieron donaciones no han entregado los fondos.

El artículo da cuenta de la expansión del yihadismo por Burkina Faso y Níger en un contexto regional de países donde la violencia tiene un impacto sobre las perspectivas de futuro de sus habitantes porque se paraliza servicios públicos como la educación y potenciales inversiones se paralizan.

«Is West Africa Sliding Towards Chaos?« por Scott Morgan en Military Africa (12 diciembre 2019).

El artículo fue publicado al calor de varios incidentes en Burkina Faso y Níger, que constaban la expansión de los grupos yihadistas en ambos países, mientras señalaba el descontento en Mali por la presencia extranjera en el país que se prolonga desde la Operación SERVAL de 2013.

El autor señala la preocupación en otros países de África Occidental como Togo y Costa de Marfil ante la expansión del yihadismo.

«África Occidental y el Sahel sufrieron “una violencia terrorista sin precedentes” en los últimos meses» en Noticias ONU (8 enero 2020).

El artículo recoge la comparecencia de Mohamed Ibn Chambas, máximo responsable de la Oficina de las Naciones Unidas para África Occidental y el Sahel, ante el Consejo de Seguridad. Presentó un panorama preocupante en el que la violencia yihadista ha multiplicado en los últimos años el número de muertos en la región y se ha expandido geográficamente. Además señaló las interconexiones entre el terrorismo, el crimen organizado y la violencia entre comunidades.  

Se mencionan como avances los procesos de diálogos nacional en varios países de la región y el lanzamiento del Plan de Acción 2020-2024 por parte de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental.

«La grave crisis en el Sahel» por Willy Pulido en The Political Room (febrero 2020).

El artículo refleja cómo los problemas que se venían anticipando en la región ya alcanzaron una dimensión tal que tuvo lugar una cumbre extraordinaria de los países del G-5 en París.

La violencia en Mali se ubica actualmente en la región central, en torno a la región de Mopti y tiene carácter interétnico, agravada por los problemas de gobernanza y la competición por los recursos con el contexto de sequías de fondo.

La situación se complica ante los planes estadounidenses de retirarse de la región, dada la dependencia que tiene la lucha contra el yihadismo en la región de los medios ISR y la capacidad logística estadounidense. Llegado el caso, los países europeos tendrían que implicarse más.

«The End of the Sahelian Anomaly: How the Global Conflict between the Islamic State and al-Qa`ida Finally Came to West Africa» por Héni Nsaibia y Caleb Weiss en CTC Sentinel (julio 2020)

Un análisis largo y pormenorizado de las razones que llevaron a ambos grupos a colaborar localmente en la región, mientras mantenían eran rivales en otros lugares. Un cambio en la franquicia local del Estado Islámico, que ha recentralizado el poder, ha dejado menos margen de autonomía al Estado Islámico en el Gran Sáhara e imponiendo la línea ortodoxa de rivalidad con Al Qaeda. Además, ambos grupos han seguido una estrategia diferente en su trato con la población que destaca, en el caso del Estado Islámico, por su intransigencia.

«Jihadists in the Sahel threaten west Africa’s coastal states« por The Economist (9 julio 2020).

La expansión del yihadismo en el Sahel amenaza a varios países del África Occidental, como Benin, Ghana y Costa de Marfil. De hecho se expanden en tres ejes desde Mali: hacia el oeste en dirección Senegal; al sur en dirección Benin, Ghana, Togo y Costa de Marfil; al este en dirección Nigeria. Los yihadistas están aprovechando los tradicionales corredores migratorios y participan en el comercio de recursos como el oro explotado en Burkina Faso.

La brutalidad de los ejércitos locales y estrategias, como la francesa de aliarse con grupos tuareg en Mali, avivan los conflictos interétnicos. Existe una pérdida de confianza de la población civil que en algunos casos legitima la acción de los grupos yihadistas a los que percibe como protectores o aliados frente a la violencia gubernamental.

«Watchdog Warns of ‘Limited Progress’ in Africa Counterterror Fight» por Jeff Seldin en Voice of America (1 septiembre 2020).

El informe de un general estadounidense, encargado de auditar las operaciones militares antiterroristas estadounidenses, concluye que los Estados Unidos y sus aliados han logrado progresos limitados en África. Los recientes acontecimientos de la expansión de la pandemia global del coronavirus genera un contexto propicio de debilidad estatal y crisis económica que puede ser aprovechado por los grupos armados.

«El Sahel, de Mali en peor» de Félix Arteaga en el Real Instituto Elcano (20 octubre 2020).

A la lucha contra el yihadismo en el Sahel se dedican diversas organizaciones regionales y misiones internacionales en la región que plantean un desafío de coordinación. Las fuerzas armadas locales se enfrentan con escasos medios y personal, además de problemas de corrupción y liderazgo, a un enemigo que lleva la iniciativa.

La llegada al poder de un nuevo gobierno militar en Mali, tras el golpe de Estado, parece que trae consigo una aproximación diferente a la lucha contra insurgencia de inspiración rusa: acciones de fuerza sin acción política o social combinada con operaciones de información.

Materiales de referencia.

«Mapping Armed Groups in Mali and the Sahel» en ECFR.

«The Geography of Conflict in North and West Africa» en OECD.

«Observatorio de Yihadismo en el Magreb y el Sahel» en OIET.

Entregados los primeros MiG-29M/M2 a Argelia

Según el portal MENA Defense, un primer lote de los MiG-29M/M2 adquiridos por Argelia llegó recientemente desmontado a Orán. Es de esperar que los aparatos vuelen pronto.

El contrato de compra se anunció en septiembre de 2019, durante la feria aeronáutica MAKS. Se trataría de aparatos de las mismas características que los comprados por Egipto.

MiG-2M2 egipcios.

El contrato de 2019 incluiría 14 MiG-29M/M2 y 16 Su-30MKA por un valor de más de 2.000 millones de dólares, incluyendo los aparatos y armamento asociado. El objetivo de Argelia es sustituir parte de los MiG-29S (Producto 9.13) que quedan en servicio de los lotes comprados a Ucrania y Bielorrusia a partir de 1999. Según defensa.com, la flota actual suma menos de 30 aparatos. Los nuevos aviones cubriría las misiones QRA, según defensa.com, por su más rápida disponibilidad comparada con los Su-30.

Los primeros cuatro Su-30MKA del nuevo contrato estarían ya en producción en la planta de Irkutsk.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑