El regreso del Flanco Sur

Flanco Sur nació en agosto de 2002 como una página personal picando código HTML en el bloc de notas de Windows. El objetivo entonces era recopilar para el público español la escasa información disponible sobre las fuerzas armadas de Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y el Frente Polisario. La página nació precisamente en agosto de 2002, al calor del interés generado sobre el tema por la crisis del islote de Perejil, tras un par de años de recopilación de la información compartida en foros y obtenida en revistas. Hay que ponerse en el contexto de la época, cuando no existían portales especializados ni circulaban noticias, vídeos y fotos por las redes sociales. Flanco Sur cubría entonces un vacío informativo considerable.

Hasta las jornadas de puertas abiertas con motivo del 50º aniversario de la independencia no hubo fotos procedentes de Marruecos de ciertos materiales como los T-72.

La página pasó por diversas etapas. Fue un blog en el portal Blogsome y contó con dominios como FlancoSur.tk y FlancoSur.info En 2005 era evidente que la brecha en capacidades militares a ambas orillas del Mar Mediterráneo auguraban una cierta tranquilidad en los años venideros, mientras que la atención debía centrarse más al sur. Así nació en este blog el concepto Flanco Sur Profundo, que luego fue desarrollado en el blog Guerras Posmodernas. La idea era que la actividad de los grupos yihadistas en la región del Sahel y la debilidad estructural de los Estados de la fachada atlántica de África Occidental, por donde entraba de paso la cocaína sudamericana, iban a ser un foco de amenazas para España.

A finales de 2008 presenté en un congreso académico organizado por la Universidad de Granada y el Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC) del Ejército de Tierra una comunicación titulada «Un Flanco Sur Profundo: el arco de inestabilidad de África Occidental«. En sus conclusiones recomendaba una labor activa de España en la región. Mi idea era que España firmara acuerdos bilaterales para proporcionar adiestramiento a los ejércitos locales, permitiendo los ejercicios conjuntos familiarizar a las fuerzas armadas españolas con el entorno. Basta decir que la idea fue recibida siempre entre los militares españoles como una elucubración propia de una aficionado entusiasta pero poco conocedor de los intereses y capacidades reales de España. La tónica general era que a España no se le había perdido nada en África y que una presencia activa en la región era tarea para países con intereses económicos allí, como Francia.

Mi preocupación entonces era que la expansión de Al Qaeda en el Magreb Islámico se llevara por delante a alguno de los débiles estados de la región. Yo pensaba en Mauritania pero finalmente fue Mali en 2012 el país que cayó en una crisis compleja, con golpe militar, revuelta tuareg y finalmente toma del poder en una gran extensión del país por parte de grupos islamistas. El comienzo de una ofensiva hacia la capital propició una intervención militar francesa, que analicé en un artículo para la revista Ejército: «Operación Serval: El estilo francés de hacer la guerra« (nº891 junio de 2015).

España participó en la Operación SERVAL proporcionando apoyo logístico, estando desplegado desde entonces y hasta la fecha el Destacamento «Marfil» del Ejército del Aire en Senegal. Desde entonces, la presencia militar en África Occidental ha sido constante. Desde febrero de 2013, el Ejército de Tierra participa en la misión de formación europea en Mali (EUTM Mali). Tampoco se deben olvidar los sucesivos despliegues de fuerzas de operaciones especiales de tierra, mar y aire españolas en los ejercicios FLINTLOCK, organizados por el mando regional estadounidense para África (AFRICOM), además de los repetidos intercambios entre la Brigada de Infantería «Canarias» del Ejército de Tierra y el ejército mauritano que arrancaron en 2014.

En marzo de 2015, tuvieron lugar en Madrid las jornadas «El Ejército de Tierra y los retos futuros» donde se abordó la «Contribución del Ejército de Tierra a la seguridad de África», considerada la «Frontera Avanzada» de España. Esto, es el Ejército de Tierra español asumía por fin diez años después el concepto de Flanco Sur Profundo con otro nombre. Personalmente, tendría ocasión de escuchar al general Ballesteros, entonces director del Instituto Español de Estudios Estratégicos, afirmar que la «vocación africana de España» era sincera y permanente.

Llegados a este punto, la existencia del blog Flanco Sur había dejado de tener razón. Ya no había una opinión pública y una comunidad de expertos a la que llamar la atención sobre la importancia del Sahel para España porque empezaba a existir un buen número de expertos en la materia que llevaban a cabo un seguimiento del tema. Véase, por ejemplo, la base de datos «Yihadismo en el Magreb y el Sahel» gestionada por el Grupo de Estudios de Seguridad Internacional (GESI) y acogida por el Observatorio Internacional de Estudios sobre el Terrorismo. El blog Flanco Sur fue siempre una publicación aperiódica y totalmente amateur que nunca obtuvo ingresos por publicidad ni nunca tuvo previsto implantar un muro de pago. Mientras tanto, la realidad que pretendía cubrir se volvía más compleja y intensa. No sólo porque el blog pretendía con el paso del tiempo cubría más temas, sino porque el ritmo de la actualidad informativa se había acelerado. Hacía falta un equipo de personas a tiempo completo para cubrir una enorme cantidad de temas diferentes. Y mientras tanto, desde la invasión rusa de Ucrania había descubierto otro tema novedoso e incomprendido en España: la Nueva Guerra Fría.

Flanco Sur fue languideciendo por falta de tiempo y energía para abordar una lista enorme de temas tal como se merecían, en un esfuerzo que no obtenía compensación alguna mientras otros temas ignorados requerían un esfuerzo de divulgación. A duras penas el blog reflejaba las compras y transferencias de sistemas de armas de los países del Magreb y África Occidental, junto con algunas noticias destacadas de otros temas de interés. La cobertura de la guerra civil Libia y las insurgencias yihadistas en Mali y Nigeria, que se derramaban hacia los países vecinos, eran prácticamente inexistente. Mientras tanto los conceptos de Flanco Sur y el Flanco Sur Profundo incluían una lista enorme de temas:

  • El narcotráfico y el tráfico irregular de personas en el Estrecho de Gibraltar.
  • La modernización de las fuerzas armadas de Marruecos, Argelia y Túnez.
  • La vigilancia y protección de las fronteras y recursos naturales de Canarias
  • Las novedades en el conflicto del Sáhara Occidental y el Frente Polisario
  • Las insurgencias yihadistas en Argelia y Túnez.
  • La guerra civil en Libia.
  • La amenaza yihadista en Mali, Níger y Burkina Faso.
  • Las adquisiciones y transferencias recibidas por las fuerzas armadas de África Occidental.
  • Las insurgencias yihadistas en el norte de Nigeria y países limítrofes.
  • La piratería en el Golfo de Guinea.
  • Los acuerdos bilaterales en materia de defensa firmados en la región por potencias externas como Brasil o Rusia.
  • La actividad del mando regional AFRICOM y las iniciativas de la Unión Europea en la región.
  • Las iniciativas regionales en materia de seguridad y defensa en África Occidental.

En agosto de 2018 decidí dejar de actualizar el blog Flanco Sur indefinidamente. Lo anuncié por varios medios pero nunca escribí una entrada de despedida a modo de explicación. No faltaron personas que mostraron su interés por el parón. Alguno sugirió convertirlo en un medio de pago. Pero siempre dudé que el blog generase los ingresos suficientes para compensar el tiempo y la energías necesarias para cumplir el objetivo de informar adecuadamente de todos los temas que aspiraba a seguir.

Más de un año después nos encontramos la preocupación por el rearme marroquí (autorizada la venta de 25 F-16V Block 72, la modernización de 23 F-16C Block 52+ y la venta de 36 helicópteros AH-64E Apache) mientras la armada argelina ha hecho exhibición de ciertas capacidades que son ampliamente superiores a la española. La brecha tecnológica se ha ido cerrando en la última década, marcada por la evidente decadencia de las fuerzas armadas españolas.

La modernización de las fuerzas armas marroquíes y argelinas, con la acumulación de nuevas capacidades, no debe considerarse nunca aislada del contexto local de competencia por la supremacía militar en el Magreb ni de las relaciones de España con ambos países. Esto es, considerar las capacidades sin estudiar las intenciones. Pero la experiencia nos ha enseñado desde el 2011 que la realidad política de la región es impredecible y altamente volátil.

Mientras tanto, el viejo concepto del Flanco Sur desde la perspectiva de la OTAN, el arco Mediterráneo, reapareció en 2018. En la cumbre celebrada en Bruselas se decidió lanzar una iniciativa de enfoque integral orientada al Flanco Sur, el Southern Hub. Un año antes, el CIDOB de Barcelona había organizado un evento sobre el papel de Rusia en los Flancos Sur y Este de la OTAN. El CIDOB publicaría la obra colectiva Guerra en tiempos de paz. La estrategia de Rusia en los flancos Sur y Este de la OTAN que incluiría un capítulo obra mía titulado «Rusia en el Mediterráneo Oriental, ¿un contrapeso a Occidente?«.

En perspectiva, el blog Flanco Sur vivió sus dos últimos años de actividad, antes del parón indefinido, justo cuando el concepto era revitalizado desde la OTAN y cuando los temas de un ámbito limitado que dieron motivo a la creación de la página en 2002, las fuerzas armadas del Magreb, volvían a captar la atención del público. Quizás sea el momento de retomar el blog, aunque sea con una actividad poco intensa, y concentrar los esfuerzos en un número limitado de temas:

Me reservo tocar otros temas a mi completo libre albedrío. Este nuevo enfoque supone sacrificar los temas del África Occidental que constituían el Flanco Sur Profundo. Pero se trata de una cuestión de economía de fuerzas. Por suerte, hay otras personas en España escribiendo sobre la situación de los países del Sahel y bastará dar cuenta de su trabajo. Mientras tanto, espero publicar en papel algunos artículos sobre temas relacionados con el Flanco Sur y el Flanco Sur Profundo. Así que no seré una desvinculación total.

 

España lidera la misión SEA GUARDIAN en el Mediterráneo

Una flotilla de la OTAN formada por tres fragatas se sumarán a la operación SEA GUARDIAN para la lucha contra el terrorismo en el Mar Mediterráneo. En esta ocasión el liderazgo recae en la fragata española «Navarra», que será acompañada por la fragata italiana «Euro» y la fragata belga «Louise-Marie».

La operación SEA GUARDIAN está subordinada a Mando Componente Marítimo OTAN del Cuartel General Marítimo de Northwood (HQ MARCOM), en Reino Unido. Ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea se baraja la posibilidad de trasladar el mando de la operación ATALANTA contra la piratería en el Cuerno de África a la base naval de Rota en España.

España y el Flanco Sur

El concepto Flanco Sur se usó dentro de la OTAN en la Guerra Fría para hablar del arco mediterráneo. Se trataba de un escenario secundario frente al principal, la gran planicie de Europa Central. Por un lado, se ocupaba de la defensa de Italia, Grecia y Turquía frente a los países del Pacto de Varsovia. Por otro, se trataba de la alianza de países del Magreb con Moscú y la presencia soviética en el Mediterráneo.

Tres buques soviéticos en el Mediterráneo en 1973.
Tres buques soviéticos en el Mediterráneo en 1973.

Para España, hablar de Flanco Sur suponía considerar la defensa de Ceuta, Melilla y Canarias. Algo que en el caso de los dos enclaves españoles nunca ha quedado muy claro si se haría con ayuda de la OTAN. Así que las capacidades militares de Marruecos y Argelia era un tema recurente en los foros de Internet a principios de la década pasada, mucho antes de la actual apertura informativa. Así nació «Flanco Sur» en 2002, entonces una típica página de la web 1.0 con el código HTML programado a mano.

La página web evolucionó y se transformó en un blog con noticias. El seguimiento de la actualidad del Magreb me llevó a reelaborar mi pesrpectiva de la preocupación sobre la «próxima guerra con Marruecos» a entender que el área a observar con atención era la región al sur del Magreb, lo que en 2005 bauticé como «Flanco Sur Profundo».  Aquella entrada de blog seminal fue bastante breve. Pero el concepto lo desarrollé en una comunicación para un congreso académico celebrado en Granada en 2008. Lo titulé «Un flanco sur profundo: El arco de inestabilidad del Africa Occidental».

arco
Mi visión de un «arco de inestabilidad» más bien asemejaba a un plátano derretido.

Mi idea era que en África Occidental encontrábamos dos regiones con problemas diferentes que suponían un reto para España. Una era la fachada atlántica de África Occidental, formada por países desvastados en los años 90 por guerras civiles y por donde estaba entrando la cocaína sudamericana. La otra era la franja del Sahel, donde se habían establecido yihadistas procedentes de Argelia. El elemento que conectaba ambas regiones era la implicación de grupos yihadistas en el narcotráfico, como luego veríamos en el caso del misterioso Air Cocaïne

Conectar las dos regiones en un sólo área me llevó a recurrir al término «arco de inestabilidad», inspirado al uso que se daba en Australia al término para referirse a los problemas de seguridad en los países de su periferia. En mi comunicación me detuve en el caso de Mauritania, al que por aquel entonces señalé como el país más vulnerable. Y en las conclusiones señalaba que España iba a tener que intervenir en la zona tarde o temprano. Mi recomendación era hacerlo de forma preventiva. El texto fue publicado como capítulo de libro en 2012, cuando ya había quedado algo desfasado. Antes, en noviembre de 2010, publiqué un artículo en el portal InfoDefensa.com donde explicaba el concepto de «Flanco Sur Profundo».

Arco
«Arco de inestabilidad» desde Mauritania a Somalia y flujo de cocaína desde Sudamérica a África Occidental

En los dos últimos años hemos vivido el colapso del estado maliense en el norte del país tras una nuevo ciclo de revueltas tuareg, que fue aprovechado por grupos yihadistas para tomar el poder, seguido de la esperada intervención francesa. La insurgencia yihadista de Boko Haram ha rebasado las fronteras de Nigeria para actuar en Chad y Camerún. La inseguridad en el delta del Níger ha extendido los ataques piratas a todo el Golfo de Guinea. Así que finalmente la idea que aquí difundíamos junto con el desaparecido Jorge Aspizua y el blog El Alijar se ha cumplido. España volvió a África.Según muestra la web del Ministerio de Defensa, siete de las diez misiones actuales de las fuerzas armadas españolas en el exterior tiene como escenario África.

Captura
Btz3027CIAAuW1JLos próximos días 4 y 5 de septiembre tendrá lugar en Cardiff (Gales) una cumbre de la OTAN. El objetivo español es que la presente crisis en Ucrania no desvíe la atención de la OTAN de su Flanco Sur. En una rueda de prensa a principios de julio, el ministro de Defensa Pedro Morenés afirmó:

«Es muy importante que la OTAN no pierda de vista las amenazas endémicas en el flanco sur y en toda la costa mediterránea hacia el este, en el Sahel y el golfo de Guinea. La debilidad de un flanco es la debilidad de toda la organización»

Será cuestión de volver a estudiar lo que allí pasa para que FlancoSur.com vuelva a ir por delante de los acontecimientos. Mientras tanto, alegrémonos que el concepto está por fin en el centro del debate.

«El flanco sur» (El Imparcial, 25/06/2014)
«África: la importancia del flanco sur de la OTAN» (ABC, 07/07/2014)
«La Seguridad del Sur: Una decisión apremiante para la Cumbre de la OTAN» (IEEE, 30/07/2014)
«El flanco sur de la OTAN» (Diario de Almería, 12/08/2014)
«España, pendiente del flanco sur» (El País, 31/08/2014)

Lllega el primero de los destructores que formarán parte del escudo antimisiles

El destructor USS Donald Cook llegó a la base naval de Rota el 11 de febrero de 2014 tras partir de Norfolk (Virginia) el 31 de enero. Se trata del primero de cuatro destructores de la clase Arleigh Burke con capacidades de defensa antimisil balístico y que formarán parte del sistema de defensa antimisil de la OTAN en el Mediterráneo.

Dossier de prensa de la llegada del USS Donald Cook a Rota.

Formación para militares y policías libios

M53/59 Praga restaurado recientemente por el Batallón de Defensa Antiaéreo 503.
M53/59 Praga restaurado recientemente por el Batallón de Defensa Antiaéreo 503.

Después de reconocer que la formación dada actualmente en Libia a los futuros soldados y policías es insuficente, el gobierno libio pidió ayuda a la OTAN y programas de formación para 8.000 soldados comenzarán fuera del país. De momento se menciona a Reino Unido, Italia y Turquía como los países que proporcionarán formación a militares libios, mientras que Estados Unidos lo hará en bases en territorio búlgaro.

BTR-60PB del Batallón 204
BTR-60PB del Batallón 204

El pasado 31 de octubre se graduaron 1.155 nuevos agentes de policía en la academia de policía de Trípoli, tras un curso acelerado de siete meses. Antiguamente la formación de policías duraba varios años pero ante la situación de seguridad del país, se ha acelerado el proceso de formación. El presidente del Comité de Seguridad Suprema, Hashim Bishr, informó que había 14.000 aspirantes a policía y que las plazas de los centros de formación estaban plenamente ocupadas. Los futuros soldados y policías son antiguos combatientes rebeldes de la guerra civil libia.

El nuevo ministro de defensa, Abdullah Al-Thini, asumió el cargo en agosto y anunció recientemente ante las preguntas de la opisición en el parlamento que se están reorganizando las unidades militares, que en muchos casos se habían convertido en unidades sobre el papel, se está preparando el retiro del personal de más de sesenta años y se abordará la reorganización de la seguridad en Bengazi, en la que se habían cometido errores que no se especificó.

Fotos de Military In the Middle East.

Libia solicita ayuda a la OTAN para reconstruir sus fuerzas armadas

El primer ministro libio Ali Zeidan tuvo un encuentro con el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en Nueva York el pasado día 25 de septiembre. Zeidan solicitó ayuda a la OTAN para reformar las fuerzas de seguridad del país, después de que el entrenamiento local resultara insatisfactorio. No se aclaró si la ayuda se canalizaría vía la OTAN o sería a través de acuerdos bilaterales.  En la pasada cumbre del G-8 surgió el compromiso de Estados Unidos, Reino Unido e Italia de ayudar a formar 8.000 soldados libios, en un esfuerzo en el que podría participar Turquía. Además Libia ha anunciado su necesidad de incorporar medios tecnológicos para vigilar las fronteras.

Libia no sólo sufre un problema de falta de recursos para vigilar sus extensas fronteras meridionales, que son un coladero para el contrabando y grupos yihadistas, sino que la violencia persiste en las calles dos años después de la caída del régimen libio. El gobierno cuenta con los grupos de rebeldes reconvertidos en fuerzas de seguridad, las brigadas de la fuerza «Escudo», pero su control sobre ellos es limitado ya que actúan defendiendo en muchas ocasiones sus intereses particulares. La sociedad libia demanda unas fuerzas de seguridad auténticamente profesionales. Mientras, se suceden los incidentes.

El pasado 24 de septiembre tuvo lugar el secuestro de un hijo del ministro de defensa. Ese mismo mes se supo que Estados Unidos había retirado del país a un equipo de instructores de las fuerzas especiales después de que milicianos hubieran robado por dos veces parte de su material, guardado en un acuertalemiento de la antigua 32ª Brigada. Entre el material robado se encuentran fusiles, sistemas de puntería láser  y gafas de visión nocturna. Recientemente un ataque a un puesto de control militar entre las localidades de Tarhuna  y Bani Walid se saldó con diecisiete soldados muertos.

La OTAN vuelve a atacar una columna rebelde por error

Una columna rebelde libia fue atacada por aviones de la OTAN el jueves 7 de abril cerca de la ciudad de Mars el-Brega. Al parecer la columna rebelde incluía medios pesados capturados a las fuerzas gubernamentales y se dirigían al frente. Es la segunda clase de tales incidentes desde que comenzó la intervención aliada en Libia.